Separación y compactación de helado descongelado

Los productores de helado necesitan destruir mercancía devuelta a causa de fallas de producción o porque ya ha caducado su fecha de venta, evitando asi que estos sean revendidos por error.

Las compactadoras de tornillo RUNI son la solución perfecta a estos problemas destruyendo, vaciando y compactando el material en un solo proceso, ahorrando así gastos de almacenamiento y manipulación de estos productos. Al instalar la compactadora cerca de la planta de producción se garantiza una mayor seguridad de destrucción y esto lógicamente evita gastos de transporte innecesarios.

En el proceso los flujos de residuo se separan en dos. El líquido puede llevarse al desagüe o en algunos casos puede juntarse y ser vendido para otros propósitos, para la producción de energía o alimento animal. El material sólido termina tán seco que puede utilizarse para incineración a un gasto menor o ser vendido para reciclar. 

El helado derretido puede ser introducido a la máquina de forma manual o via cinta. El líquido se exprime por una matríz de agujeros adecuada y el material sólido se empuja lentamente a salir por la bandeja de salida. 

La matríz de agujeros está hecho de acero inoxidable (AISI316), que puede resistir los valores PH bajos de los líquidos.

RUNI ha desarrollado 2 estilos de compactadoras de tornillos para este propósito: 

-         SK240 con capacidad de 5000 litres por hora. Tamaño máximo de 1 litre.

-         SK370 con capacidad de 15.000 litres por hora.

Atención:
En las empresas que producen productos para la alimentación, la compactadora debe ser instalada en una area aparte para evitar contaminaciones
El helado debe estar totalmente derretido.